El sistema de tomografía arborea es un sistema que no destruye el árbol y que introduce en la corteza unos sensores que no dañan este. Es una tecnología innovadora que permite visualizar el estado de salud interno de la madera.

Prevenir la caída del árbol con tomografía arborea

Para diagnosticar enfermedades en los árboles, lo habitual es contar con tomógrafos y resitógrafos que permiten saber el estado en el que se encuentra el árbol e identificar cómo se encuentra el tronco por dentro o si hay algún ahuecamiento.

La tomografía se utiliza si se detecta que hay síntomas de infección o pudrición en la rama del árbol, o incluso si se han generado cavidades innecesarias.

Evaluación del árbol

Tras la evaluación se origina un informe técnico, en el que se decidirá si el árbol va a recibir un tratamiento especial o por el contrario, tendrá que ser talado. También se valora la carga del viento que tenga el árbol y la capacidad de estabilidad. Hay factores que inciden en el tratamiento de los árboles como las plagas y hongos que podrían causan una descomposición.

Cuando se usa este sistema se pueden diagnosticar las zonas dañadas en el interior del árbol y pronosticar si un árbol o parte de este se puede partir o caer. Este diagnóstico permite aplicar las medidas preventivas que garantizan la salud del árbol con el paso del tiempo.

Metodología

La metodología a través de la tomografía emitirá ondas de sonido capaces de atravesar el tronco del árbol. El grado de descomposición puede llegar a afectar la onda y ralentizarla. Cuanto más cuesta en pasar la onda, es señal de que más dañada se encuentra la madera.

La tomografía arborea garantiza la salud del árbol y además permite monitorizar el estado del árbol para hacer un diagnostico que sea correcto. Ponte en mano de profesionales, en Bajalica te ofrecemos asesoramiento sin ningún tipo de compromiso.

Share This