¿Por qué se caen los árboles en zonas urbanas?

En los últimos años la caída de árboles en zonas urbanas y parques dentro de la ciudad es una acontecimiento que se repite casi a diario en Madrid, una de las ciudades Europeas con más arbolado urbano.

Los motivos que causan la caída de estos ejemplares son varias:

  • Pudrición interna del árbol no visible desde el exterior que hace que pase desapercibido para el personal encargado de su revisión y mantenimiento
  • Hongos que descomponen la madera, la poca profundización de las raíces que hace que estos no tengan un agarre potente a la superficie, la propia edad del arbolado.
  • Su estado fitosanitario
  • Incluso la propia climatología, vientos fuertes, nevadas, etc.

Cuando un árbol se encuentra aislado de los demás, y con suficiente espacio para desarrollarse, dispone de un sistema estructural fuerte, copas bien formada y un sistema radicular eficiente, que cumple su función de anclaje aparte de las funciones de absorción de agua y nutrientes imprescindibles para el desarrollo de la propia planta.

No pasa lo mismo con los árboles urbanos que solemos encontrar formando hileras y con un espacio acotado para su crecimiento. Esto hace que no estén preparados para afrontar las fuerzas mecánica que pueden provocar una climatología más o menos fuera de lo normal, como lluvias torrenciales o fuertes ráfagas de viento.

Las raíces siempre buscaran agua y nutrientes siguiendo la ley del mínimo esfuerzo, y si se lo estamos proporcionando en superficie, no necesitarán profundizar más para localizarlos. Además a las raíces les cuesta profundizar porque a mayor profundidad menos oxígeno encontrarán en el subsuelo, que es otro elemento fundamental para la supervivencia del sistema radical y de la planta, por lo que se generarán raíces más superficiales. Esto provoca que los árboles sigan creciendo en altura y volumen de copa, mientras que sus raíces son demasiado superficiales. Si además se trata de arbolado de hoja perenne que permanece en invierno, como ocurre con pinos, cedros, etc., sobre todo en los días de fuertes vientos y lluvia, oscilaran como si de una gigantesca pantalla se tratase, basculando todo el árbol, por lo que si el sistema radicular no es capaz de compensar esas fuerzas laterales, acabará por producirse el descalce y caída del árbol”, comenta Pablo Saavedra, Ingeniero Forestal en Branco Bajalica S.L.U.

Otro aspecto que no podemos ignorar es la corta vida que puede tener un árbol en un entorno urbano en comparación con aquel que se desarrolla en plena naturaleza. Aquí la contaminación hace su trabajo reduciendo la longevidad del árbol en un veinticinco y un treinta por ciento.

¿Cómo podemos prevenir la caída de árboles en zonas urbanas?

Hasta no hace mucho tiempo la única manera no agresiva de evaluar la peligrosidad de caída de un árbol en Madrid era mediante inspecciones visuales, si bien la relación de la apariencia externa del árbol y lo que en realidad nos podemos encontrar en su interior puede llevarnos a sorpresas desagradables”, añade el especialista. La solución pasa por la técnica de la tomografía arbórea, una herramienta de diagnóstico por imágenes no agresivo con el árbol que te explicamos en este post.

Ponte en manos de profesionales, en Bajalica  ofrecemos asesoramiento sin ningún tipo de compromiso tanto para particulares como para Ayuntamientos de la Comunidad de Madrid y te asesoramos de la mejor manera posible para prevenir la caída de árboles en zonas urbanas.

Share This