Mango, manzana, cerezas… todo un jardín de deliciosas frutas de distintos colores y tamaños, adornando los árboles frutales de nuestra parcela. Diferentes texturas y olores que nos invitan a embarcarnos en la nuevas tendencias culinarias que sostiene la máxima “de tu jardín al plato”. Pero ojo, todo fruto se convierte en manjar si se le dan los cuidados y mimos necesarios para su posible desarrollo: mucho sol, espacio y alguna poda de estos árboles frutales aunque solo sea para deshacernos de ramas dañadas o muertas.

La poda de árboles frutales en verano

Es cierto que el mantenimiento de los árboles frutales viene reñido por varias factores, algunos a los que podemos hacer frente y otros que no, como la climatología propia del lugar (factor determinante en el proceso de crecimiento del árbol y maduración del fruto). Por ejemplo, para un clima templado mediterráneo encontraremos menos problemas con los limoneros, albaricoque, naranjo, olivo, entre otros. Sin embargo, la mayoría de las personas incurren en el error de desatender la poda de árboles frutales, pensando que esta no es tan requerida en estos ejemplares. Lo cierto es que se recomienda podar los árboles frutales al menos una vez al año al final del invierno, antes de la brotación primaveral cuando la savia ascendente ya está hinchando las yemas. También es aconsejable la poda de árboles frutales durante los meses de verano cuando las ramas son muy grandes y están muy cargadas de frutas, siendo una gran molestia para casas y jardines. Además, cuanto antes empecemos a podar nuestros árboles mejor, porque un árbol joven es más moldeable y podremos dotarlo de una estructura abierta. En definitiva, buscar siempre el equilibrio entre crecimiento y fructificación.

Para los más principiantes en la ardua tarea de la jardinería, los árboles frutales son “todas aquellas plantas con flores que producen una fruta que se consume o se es utilizada por los seres humanos. En realidad el fruto vendría siendo como un ovario maduro que contiene una o más semillas necesarias para la reproducción de la planta”, como define la Organización de árboles Frutales. Estos se clasifican en diferentes formas dependiendo del fruto que produzca el árbol.

Principales tipos que podemos encontrar de árboles frutales

  • Árboles de frutos tiernos y hueso en su interior.
  • Árboles de frutos tiernos y pepita en su interior.
  • Árboles de frutos secos: se distinguen de los demás porque están recubiertos por una cáscara, como el almendro o el castaño.

En nuestra defensa por la naturaleza y el medio ambiente recomendamos optar por un plantón de frutal ecológico, ya que así estaremos optando por una planta de máxima calidad, respetuosa con el medio ambiente y contribuyendo también a la fertilidad de la tierra.

Tanto si es la primera vez que te planteas podar un árbol frutal, como si ya eres todo un experto en la materia pero deseas que alguien realice la poda por ti, puedes contactar con el equipo de Branco Bajalica y pedir un presupuesto del trabajo a realizar sin ningún compromiso.

Share This