Llega la Navidad, quizás la más atípica que mucho de nosotros hayamos vivido, pero no por eso debemos despreciar los pequeños placeres de estar en casa. Tenemos ya los decorativos navideños, el árbol en el salón de casa y las reuniones con nuestro núcleo familiar, solo queda proveernos de leña, almacenarla en un lugar que no se estropee y poner a punto la chimenea. Después podremos disfrutar con los nuestros en torno al calor de sus llamas, sin preocuparnos por las cuentas de gastos de electricidad y calefacción al ser una fuente alternativa de calor.

Parece una escena de película navideña ¿verdad?, lo cierto es que para disfrutar de este panorama solo nos hace falta un elemento clave: la leña. Esta puede ser leña de encina, de olivo, etc. Cada una con sus particularidades idóneas para los distintos usos que se le puede dar a la leña y que te contamos en anteriores post: ‘La leña de olivo, idónea para estufas y chimeneas’ y ‘Las peculiaridades de la leña de encina’. Ahora bien, ¿sabemos de cuanta leña debemos disponer para todo el invierno? ¿Cómo debemos almacenarla? Te lo contamos.

Cuánta leña se necesita para el invierno

Depende de muchos factores, como las horas que está encendido el fuego, la cantidad de tiro que se le de a la estufa o chimenea, el frío que haga durante el invierno, etc. Lo normal es que se suela usar unos 4.000 Kg, aunque hay personas que les basta con tan solo 2.000 Kg de leña para el invierno y casas que consumen hasta 6.000 Kg de leña para su chimenea.

Consejos para almacenar la leña sin que se estropee

  • Utilizar el patio, el garaje, cobertizo o la cochera para almacenar la leña ya que esta no tiene cabida en el salón de nuestros hogares.
  • Antes de colocar la leña, ten en cuenta que es importante cubrir el suelo donde apilarás las leñas para que la humedad del ambiente no les afecte y puedas prender correctamente el fuego.
  • Asegúrate de que la leña quede al resguardo de la lluvia y la nieve. Piensa que estás almacenando grandes cantidades de madera y tienes que velar por su conservación todo el invierno. Es recomendable dejarlas en un lugar soleado y aireado de manera que las leñas estarán aclimatadas al ambiente del aparato de leña.
  • Al menos dos veces al mes rocía con insecticida la leña para repeler a los bichos, las termitas y todo tipo de plagas.
  • Si no puedes colocar la leña a resguardo de la lluvia, procura cubrirla con una lona pero solo en la parte superior, así quedara aireada por los extremos.

Si buscas leña, carbón u otro combustible para encender el fuego, en Bajalica realizamos el envío a domicilio de estos materiales en todo el municipio de Alpedrete, Navacerrada y la Sierra de Madrid. Con nosotros tienes la total seguridad de que recibirás la leña más adecuada para tu barbacoa, debido a que la madera ha sido cortada con el tamaño preciso y secada durante años.

Share This