En publicaciones anteriores hemos conocido las peculiaridades de los árboles de hoja perenne, sus características y las especies más reconocidas. Ahora es el turno de los árboles de hoja caduca o árboles caducifolios, que se diferencian de los primeros porque estos tienden a perder sus hojas para mantenerse vivos mientras que los árboles de hoja perenne están verdes durante todo el año.

La definición exacta de los árboles de hoja caduca es la siguiente: aquellos árboles que se desprenden de sus hojas en las épocas más frías, es decir, en otoño y en invierno. El término caducifolio proviene del latín cadūcus (caduco, caído) y folĭum (hoja)

¿Por qué tienden a perder sus hojas los árboles de hoja caduca?

La pérdida de las hojas es un sistema que poseen los árboles y usan en aquellas épocas en las que no pueden realizar la fotosíntesis, es decir, los nutrientes disponibles para la planta son limitados. Ante esta situación, los árboles prefieren desprenderse de sus hojas, ya que mantenerlas es un gasto energético para ellas y no les aporta nada. En definitiva, estos árboles necesitan ahorrar energía para mantenerse vivos.

¿Cómo identificamos un árbol caducifolio?

Estos son muy coloridos, como el Chopo, el Plátano, el Fresno y sus matices de hojas a lo largo del año los hacen especialmente bellos. También se caracterizan por ser muy florales pues un gran número de especies de árboles de hoja caduca florece durante su periodo de reposo ya que al parecer, es un momento que ante la falta de hojas se aumenta la efectividad de la polinización. Todo esto convierte a los árboles de hoja caduca en aliados perfectos para la decoración ornamental de jardines. Algunos de los más utilizados en paisajismo son: la Mimosa, Arce blanco o falso Plátano y Plátano de sombra, el Fresno blanco, la Haya común, Manzano de flor, el Roble común, el Olmo o el Sauce llorón, entre otros.

Otra buena elección son los árboles frutales de hoja caduca para el jardín o incluso dentro de un huerto que podamos tener en casa. Algunas de las opciones más recurrentes son los árboles que producen los siguientes frutos: el kiwi, el avellano, el castaño, el manzano, el almendro, el melocotón, el peral, el cerezo dulce o la ciruela europea. Aunque existen algunos más igual de decorativos y con frutos deliciosos.

Un consejo para la poda de estos ejemplares: esperar el reposo invernal del árbol, sobre todo si sus raíces están desnudas. Lo mejor es realizar la poda de los árboles de hoja perenne al final del invierno, justo antes de su periodo de floración.

Si no sabes con qué árboles de hoja caduca o árboles de hoja perenne hacerte para la decoración ornamental de tu jardín contacta con nosotros sin ningún compromiso, garantizamos siempre el mejor servicio para ayudarte a decorar tu finca en Madrid. Nuestros clientes y nuestros años de experiencia en paisajismo nos avalan.

Share This