91 856 01 77 bajalica@bajalica.es

Al conducir un automóvil, comprar un par de zapatillas o asar un bistec, está contribuyendo a la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero a la atmósfera. Es tu huella de carbono. Muchos países, instituciones y empresas están comprometidos con la reducción de sus emisiones, mientras que la UE incluso se ha fijado el objetivo de ser “climáticamente neutra” para 2050. A nivel personal, también puedes calcular tu huella de carbono y reducirla. Averigua cómo.

¿Qué es una huella de carbono?

Los gases de efecto invernadero son emitidos por la producción y el consumo de bienes y servicios. La huella de carbono es un concepto que se utiliza para cuantificar el impacto de una actividad, una persona o un país sobre el cambio climático.

¿Cuánto carbono se emite al hacer su camisa, comida o teléfono? La cantidad dependerá de las opciones de producción y consumo. Si tomamos el ejemplo del transporte, viajar en avión emite 285 g de carbono por kilómetro, frente a 104 g en un automóvil o 14 g en un tren. Lo mismo ocurre con el tipo de carne o pescado que comes o el tipo de jeans que compras.

¿Por qué debemos preocuparnos?

Los 7 mil millones de habitantes del planeta consumen cantidades variables de los recursos del planeta. Según las previsiones de las Naciones Unidas, la población mundial podría llegar a los 9.700 millones de personas en 2050 y a más de 11.000 millones en 2100. A medida que crece la población, aumentan las emisiones y los recursos del planeta se agotan más rápidamente.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero tiene un impacto directo sobre el calentamiento global. El cambio climático se está acelerando con efectos desastrosos en nuestro planeta. Todos podemos ayudar a combatir el calentamiento global eligiendo opciones respetuosas con el medio ambiente en nuestra vida cotidiana.

¿Cómo podemos reducir nuestra huella de carbono?

Conocer nuestra huella de carbono puede ayudar a limitar el impacto de nuestro consumo en el medio ambiente. Existen diferentes soluciones en línea que nos ayudan a calcular nuestra huella de carbono.

Los pequeños cambios pueden marcar una gran diferencia a largo plazo, por ejemplo, relacionados con el transporte, la comida, la ropa, la basura, etc. Aquí hay algunos consejos:

Alimentos

  • Consume productos locales y de temporada (olvídate de las fresas en invierno)
  • Limite el consumo de carne, especialmente de res
  • Consumir pescado obtenido a través de la pesca sostenible
  • Use bolsas de compras reutilizables y evite productos con envases de plástico excesivos.
  • Asegúrese de comprar solo lo necesario para evitar el desperdicio de alimentos.

Ropa

  • Cuidar bien la ropa
  • Intentar canjearlo, pedirlo prestado, alquilarlo o comprarlo de segunda mano
  • Compre ropa producida de manera responsable, por ejemplo, hecha con materiales reciclados o con etiqueta ecológica.

Transporte

  • Usa la bicicleta o el transporte público
  • Sea inteligente sobre cuándo y cómo conducir
  • Intenta usar el tren en tus próximas vacaciones

Energía y residuos

  • Bajar la calefacción en 1 ºC (con esto ya se nota la diferencia)
  • Acorta el tiempo que pasas en la ducha.
  • Cierre el grifo cuando se cepille los dientes o lave los platos.
  • Desenchufe los dispositivos electrónicos y no deje el teléfono enchufado cuando la batería ya esté cargada.
  • Elija productos energéticamente eficientes con la etiqueta “A” (etiqueta energética de la UE)
  • Limita y recicla tus residuos