91 856 01 77 bajalica@bajalica.es

Existen muchas opciones de decoraciones de jardín para el otoño que pueden dotar de magia a ese rincón vacío. Durante esta estación del año destacan los marrones y amarillos, aunque el naranja suele ser muy especial.

Decoraciones de jardín con un toque especial para el otoño

Decorar un jardín ofrece un abanico muy amplio de posibilidades. Muchas veces no se necesita más que esperar a que las hojas de los árboles terminen de crear un ambiente espectacular, con esa mezcla de colores que, de algún modo, parecen despertar un ambiente nostálgico y maravilloso al mismo tiempo.

En caso de no contar con árboles que produzcan esta estampa natural, siempre se pueden recoger hojas y ramas secas de diferentes áreas arboladas. También está la posibilidad de comprar follaje, que puede ser artificial para evitar que, con la lluvia o el clima frío, se pueda pudrir.

Ese mismo efecto que puede hacerse en la tierra se convierte en algo más fácil de recoger o limpiar si se coloca en uno o varios macetones. Aunque, ante la preferencia de una naturaleza viva, está la opción de plantar flores de temporada, que reflejan perfectamente estas tonalidades otoñales en sus pétalos. Es posible recurrir a la caléndula, el crisantemo, el pensamiento y a los inmensos girasoles.

Las calabazas son perfectas para el otoño. Completamente representativas de esta estación, su color anaranjado es idóneo, aunque es preferible combinarlas con las de color blanco, obteniendo un contraste que llamará la atención de los visitantes

El período otoñal tampoco está reñido con las luces, pudiendo optar por adornar el jardín con distintos focos de luz amarilla, para que no haya excusas a la hora de disfrutar de alguna comida o cena en este entorno tan propicio.

Atendiendo a la tradición, es posible adornar con espigas de trigo, por su representación de la recolección de la cosecha, como solía hacerse antaño. Una corona o diferentes fardos pueden estar colocados en esos rincones, aún descuidados.

Las decoraciones de jardín en otoño permiten transmitir muchas sensaciones que van de la nostalgia hasta la festividad. En un espacio bien ambientado, la gente querrá disfrutar mucho más tiempo y se encontrará mucho más a gusto.