PODA DE ÁRBOLES FRUTALES

MADRID

 

 

 

La poda de arboles frutales es muy diferente al resto de podas de nuestros jardines, por esta razón es importante contar con una empresa de confianza dentro de Madrid. A lo largo de este post te detallaremos el procedimiento de una poda satisfactoria y con garantías de producción de unos grandes frutos.

La poda de árboles frutales

Se trata de una poda necesaria para conseguir calidad en nuestra producción. Es cierto que sacrificaremos cantidad pero obtendremos una gran producto, sin embargo, una poda excesiva puede dejarnos con una producción nula o casi nula. Por esta razón y como todo en la vida, debemos buscar el equilibrio entre crecimiento y frutificación.

La poda y la guía de árboles frutales son procesos que empiezan desde el mismo momento de su plantación. Recuerda que crear frutales cuando ya son árboles grandes requiere una gran esfuerzo además de los conocimientos técnicos necesarios y las herramientas adecuadas. Un árbol joven se encuentra en las condiciones idóneas para ser podado y guiado sin más herramientas que unas simples tijeras. Por otro lado, potenciaremos una estructura abierta de ramas con un crecimiento a lo ancho y eliminaremos las ramas más altas impidiendo el crecimiento vertical y más inaccesible.

Una vez que hemos conseguido la estructura deseada de nuestro árbol frutal, se realizará una poda regular todos los años para quitar todas las ramas improductivas y aumenta la exposición solar del resto de las ramas. Tenemos en cuenta que la forma en que el árbol responde al corte va a depender de el lugar del mismo, por esta razón tenemos.

  • Aclareamientos. Eliminamos las ramas de manera completa consiguiendo que el resto de las ramas se beneficien de toda la energía.
  • Descabezamientos. Nos deja un mayor número de yemas en cada rama las cuales crearán una planta más compacta, ramificada y densa.

¿Cuándo es el momento óptimo para la poda de un árbol frutal?

Madrid es una ciudad donde las estaciones están bien delimitadas, por lo que nos es más fácil determinar el mejor momento. el cual suele coincidir después del periodo de reposo, al final del invierno y justo antes de la brotación en primavera.

Todas las heridas producidas en el árbol como consecuencia de la podación, sanarán rápidamente en esta época del año, incluso una semana después de la brotación es, todavía, un tiempo óptimo para la poda con un daño mínimo para el frutal.

Sin embargo, el periodo mencionado anteriormente no es el único para realizar la poda, si bien es cierto que es el mejor tiempo para esta práctica, también podemos podar nuestros árboles entre el verano y el otoño. Simplemente, pinzaremos los brotes más vigorosos y originaremos la aparición de ramas laterales menos vigorosas con yemas de flor.

Aunque también es válida, la poda entre el otoño y el invierno es muy poco recomendable puesto que las heridas causadas por el proceso quedarán abiertas durante todo el invierno, recuerda que hasta finales de invierno estas heridas no empezarán a curar.

 

Como has podido ver, el proceso de poda de árboles frutales, no es sencillo, hay bastantes aspectos a tener en cuenta. En Branco Bajalica, llevamos años a nuestras espaldas ofreciendo el mejor servicio en Madrid y alrededores, no dudes en pedir información, te asesoraremos sin ningún tipo de compromiso

 

Acepte estas condiciones para enviar el formulario

12 + 5 =

Share This